Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2018

Dios...

Si de verdad me escuchas, manifiéstate.
Deja de lado tu orgullo de ser más que yo, artìfice de la materia y lo metafísico.Ya no me des más "lecciones " que en esta etapa te juro que estoy que trueno. Si algo quieres hacer por mí sácame de mi propia tragedia, de ese vórtice del que parece no puedo salir.Deja de ser el maestro que me tiene que dar lecciones y compórtate como el amigo, o como el padre que necesito en estos momentos de prueba. No es capricho ¡es súplica!Déjame sentir un poco de ti... Dios.

desolado

Encumbrado en pensamientos anudados uno tras de otro, como elefantes en manada cruzando el rìo, pasa la jornada buscando terminar con el problema sin que èsto afecte a nadie.

Revisa, rebusca; remarca, vuelve a marcar. Se para, se sienta. Golpea al viento con alaridos de desarmonìa desesperanzado, suplica a los cielos; se hinca a los ìconos, prende veladoras, reza novenas a los santos màs milagrosos. Pero nadie parece escucharle.

Afuera sus exigencias lo esperan enpequeñecidos en un telèfono. Tintineantes uno tras de otro al mismo tiempo dos, o tres, vuelve uno, se va otro. Todos sobre lo mismo buscando la bitàcora cronològica de los hechos postergados en el divàn.

Termina desolado el dìa. Se duerme a medias, despierta entre sueños con pendientes de hace dos semanas, se filtra la luna por las cortinas, se pelea con ella y la maldice; se da la media vuelta en la cama, se abraza a la almohada, esconde su mirada en la penumbra de la estancia para no ver que pronto terminarà la noche que …